Regreso a un gran recuerdo

En el año 1999, Xavier e Majo nos encargaron el proyecto de su vivienda en una parcela que acababan de adquirir en el lugar de Paredes-Vilaboa, denominada “O Souto”. Era una ladera abrupta y pedregosa, casi inaccesible entonces, pero poblada por unos magníficos “carballos” y con unas vistas espectaculares sobre la ensenada de Rande.

La posición de la vivienda, terminada en enero de 2002, determinó la configuración de la parcela y sus accesos, con una mínima actuación sobre su topografía. Los carballos centenarios, lejos de ser un obstáculo, se convirtieron en aliados determinantes del proyecto.

17 años después, la vivienda, excelentemente conservada, ya es parte indisoluble de este singular y sugerente lugar, y nuestros clientes -ahora amigos- pueden ver cumplido uno de sus sueños, construyendo una piscina (“O pilao”, como la bautizó Xavier) de uso recreativo y terapéutico que completa el proyecto iniciado 20 años atrás.

Una arquitectura que permanece

Enseñar una obra terminada es muestra del trabajo realizado por un Arquitecto.

Enseñar como envejece una obra es también una muestra de su atención a los detalles y a la construcción.

Las obras de los que confían en un arquitecto no deberían diseñarse sólo para el día de la inauguración; en algo que es en si mismo un proyecto de vida quizás sea más importante que puedan envejecer con dignidad. Creemos que esta obra es un ejemplo de ello pues 17 años después luce como el primer día.

Sabemos que Xavier y Majo la han cuidado con mimo y orgullo: Muchas gracias. Esperamos que disfruteis mucho de “o pilao“.

Fotógrafías:

Santos-díez

 

 

Return to a great memory

In the year 1999, Xavier and Majo entrusted us to project their home on a recently acquired land on Paredes-Vilaboa, named “O Souto”. It had a steep and rocky hillside, almost inaccessible back then, but crowded with magnificent Oaks and spectacular views of the Rande’s cove.

The location of the house -finished in January 2002- determined the plot’s layout and its access with little intervention on its topography. The centennial Oaks, far from an obstacle, became the main project allies.

20 years later the house, excellently preserved, is now a binding part of this particular and evocative place, and our clients -now friends- can see their dream fulfilled having built a pool (“O pillao” as Xavier named it) for recreational and therapeutic use which completes a project started 20 years back.

Architecture that remains

Displaying finished works shows an Architect’s craft

Displaying how a piece ages also shows its attention to detail and construction.

Work entrusted to an Architect shouldn’t be designed just to be displayed on its inauguration day; something becoming a life project should be important enough to age with grace. We believe that this piece is an example of that because after 20 years it looks like it did on the first day.

We know that Xavier and Majo have cherished and taken great care of it with pride; Thank you. We wish you really enjoy “o pillao”

Photos:

Santos-díez

 

 

Pin It on Pinterest

Comparte esto

Comparte el contenido con tus contactos !